«ASALTAR EL CIELO»: EXPRESION DE JULIO CESAR, 45 a.C

marzo 5th, 20159:02 am

1


El autor anónimo de la Guerra de Hispania refiere que el caudillo Julio César, tras someter a las ciudades de la Bética que habían tomado partido por los hijos de Pompeyo, reunió en Sevilla a los vencidos habitantes y les recriminó su rebeldía con la siguiente advertencia:
“¿Y qué esperabais, aun siendo vencedores? ¿No veíais acaso que, muerto yo, le quedaban al pueblo romano todavía diez legiones con las cuales era capaz, no sólo de resistir a vosotros, sino de asaltar el cielo?”.
Se ha atribuido la frase a los románticos alemanes o a Marx, hombres cultivados que adoptaron la bravata del legendario general, un golpista que se cargó la República al entrar con sus ejércitos en Roma, que se hizo nombrar dictador, y cuando pretendió neutralizar al Senado, sólo un año después de sus triunfos en la Bética, fue acuchillado por varios de sus miembros, “molestos” con su planes de laminarlos.
Chirría que un puñado de profesores, por muy «espabilaos» que sean, quiera compararse al ambicioso y brillante general, que se jugó muchas veces la vida en el campo de batalla, que engrandeció y enriqueció a Roma con sus crímenes, y en su afán de creerse superior, se decía descendiente de la mismísima Venus, cosa que muchos simples romanos se creyeron.
Y cuando alguien admite que “peca de soberbio”, pero asegura que observa las alentadoras encuestas electorales con “humildad”, nos recuerda a aquel Zapatero que dijo en televisión: “Yo, en humildad, puedo competir con cualquiera”. Aún nos estamos riendo.
A los que respaldan el intento de dividir, una vez más, a los españoles mediante mesianismos ejercidos por gente intelectualmente “justita”, condición extensible a la práctica totalidad de los políticos, se les recomienda la lectura del libro de Jesús Cotta, “Rosas de plomo. Amistad y muerte de Federico y José Antonio”.

Y quienes asocian “asaltar el cielo” con llegar a la Moncloa, o ponen el cielo muy bajito, o la Moncloa muy alta.

Carmina Fort