SEÑORES POLÍTICOS

mayo 16th, 20112:56 pm

1


A pesar de que los dos términos del título con frecuencia se contradicen; a pesar de que se llaman entre ustedes “señorías”, y han acabado creyendo que lo son; a pesar de que el país rebosa como excrementos de dones, excelentísimos, ilustrísimos, señorías, honorables, y otras hierbas, por cortesía de la ciudadanía, lo dejaremos así. Hasta que se erradiquen los bufones ennoblecidos. Pero, por favor, dejen de hablar de ustedes mismos; no utilicen los interminables y vacuos mítines para atacarse, hablen de lo que afecta a la vida de la gente, si es que alguien cree todavía que ustedes son la solución y no el problema. Estamos hartos de oírles airear los pecados del competidor, cuando todos están de barro hasta el cuello, y el hecho de que anuncien un compromiso de transparencia de sus bienes y de rechazo de la corrupción, evidencia que no han actuado hasta ahora con limpieza. Y todos llevan imputados en sus listas, quizá porque han delinquido para financiar ilegalmente a su propia formación, o porque manejan dosieres amenazadores para algunos, si son excluidos.
Tampoco olviden el detalle de que son los ciudadanos quienes con sus votos convierten a un partido en grande, pequeño o expulsado, y cesen en su empeño de jibarizarnos intelectualmente para perpetuarse. Se les acaba el tiempo del engaño, porque los tiempos, como canta Dylan, están cambiando.
Desde la tribuna de invitados del Congreso, Valle-Inclán exigía a gritos al orador pelmazo e impreciso, como son hoy todos: “Concreta, cabrón, concreta”. Pues eso.